Segunda opinión en oncología

por Isaac Fleischer,
Marcelo J. Fleischer
y Mariana L. Moyano

La búsqueda de una segunda opinión respecto a la propuesta terapéutica del oncólogo es una conducta legítima, en la actualidad muy extendida y frecuentemente valiosa. Habiendo tanto en juego, pocas cosas importan más al paciente y a sus familiares que asegurarse de estar tomando las decisiones correctas. La búsqueda de una segunda opinión puede ser incluso alentada por el oncólogo, si el caso lo amerita, y puede ser directamente solicitada por él – mediante interconsultas, o en el contexto de un ateneo –, especialmente cuando requiere la opinión de otros especialistas (cirujano, radioterapeuta, cardiólogo, neumonólogo, etc.) a efectos de revisar o apoyar sus indicaciones.

Para obtener el máximo provecho de una consulta de segunda opinión, le aconsejamos atender a las siguientes recomendaciones:

* Antes de solicitar una segunda opinión, pida el detalle de las indicaciones propuestas, y su correspondiente fundamento, al oncólogo a cargo del caso.

* Lleve al consultorio todas las preguntas anotadas.
De lo contrario puede olvidarse de evacuar alguna duda importante.

* Asegúrese de poner a disposición del médico todo el material pertinente – estudios recientes, historia clínica – para facilitarle el conocimiento del caso.

* Tome notas durante la consulta; más tarde le ayudarán a evocar la información relevante.

* No se deje intimidar; pregunte sin miedo…
Causas probables, pronóstico, opciones terapéuticas, ventajas y desventajas de cada conducta, evolución natural (sin tratamiento) de la enfermedad, etc., etc. El médico no tiene todas las respuestas, pero es posible que tenga las que usted necesita.

* Interrumpa la exposición del médico si no entiende lo que está diciendo.
Un médico incapaz de fundamentar claramente sus opiniones – en términos comprensibles para el paciente – es un mal médico, y un paciente que no pide las debidas explicaciones es un mal paciente.

* Frente a opiniones encontradas, exija buenas razones.
El valor de la consulta no reside en el prestigio del médico, ni en sus honorarios, ni en la jerga que emplea, sino en las específicas contribuciones que pueden ayudar a elegir entre diferentes conductas posibles. De nada sirven dos opiniones diferentes, ni catorce, sin un criterio para identificar a las que merecen crédito.

* No olvide que su propósito es obtener una respuesta satisfactoria.
Toda respuesta evasiva, incomprensible o ambigua debe atribuirse a ignorancia o deshonestidad por parte del médico, hasta que él mismo demuestre lo contrario. No regale su confianza.

* No demande respuestas instantáneas.
En ocasiones, la buena respuesta es el fruto de una breve pero intensa exploración. De ser necesario, el médico debe estar dispuesto a valorar la evidencia disponible, las nuevas publicaciones y la opinión de otros especialistas, antes de formarse una opinión.

* Tras la consulta, intente explicarle a un tercero las razones que, a favor o en contra de la propuesta del médico, a usted le parecen convincentes.
Una opinión calificada es la punta del iceberg del conocimiento, la experiencia y la inteligencia del médico; condensa la escrupulosa dedicación de todos esos recursos al caso único e irrepetible que se le presenta. Pero si el interesado no es capaz de argumentar a favor de la mejor opinión, tampoco será capaz de reconocerla como tal.

* No permita que las diferencias de forma lo confundan; a veces, las opiniones aparentemente divergentes en realidad no se contraponen.
Por ejemplo, cuando se refieren a tratamientos que, sin afectar los resultados terapéuticos, pueden realizarse de una u otra manera. Las propuestas deben juzgarse por sus aportes de fondo, y nada es tan importante como las probabilidades de mejorar o conservar el estado de salud del paciente.

* Recuerde que la decisión es del paciente (exceptuando menores y discapacitados mentales).
El paciente es el responsable de actuar conforme a sus principios, necesidades, deseos y conocimientos. Más que indicaciones, conviene pedir la exposición detallada de las diferentes posibilidades, para que el paciente pueda tomar decisiones bien informado.

Palabras Clave
, , , , , .

Equipo Médico de Centro Médico Fleischer.
Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción parcial o total citando la fuente de los contenidos.